El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




martes, 29 de julio de 2014

Y eso que somos hijos de Dios


            De la misma manera que una golondrina no hace verano, una bandera o unos accidentes geográficos no hacen ni pueblo, ni ciudad, ni provincia, ni región, ni país, ni continente, ni por supuesto el mundo.
            Todo eso lo hacen las personas. Un mundo sin personas, no sería nada, aunque el mundo que nos hemos dado no es que sea mucho más que nada. Vivimos en un mundo de desigualdad, desiguales por raza, por creencia, por sexo; vivimos en un mundo en que no todos tienen las mismas oportunidades de acceso a las riquezas del planeta, de acceso a la alimentación, de acceso a la sanidad, de acceso a la cultura, de acceso a la educación, vivimos en un mundo en el que no nos alegramos por la felicidad de otro ser humano, muchos ante esto pueden criticar: ”A saber como lo ha logrado”; vivimos en un mundo de mentiras, un mundo deshonesto, un mundo sin respeto.
            Si alguien cree que exagero, que vea las noticias tres días seguidos. La masacre, el genocidio del pueblo palestino, lo están generando algunos que se denominan  seres humanos, con la anuencia de otros seres humanos; las guerras y/o conflictos de algún tipo, (guerra civil, drogas, inseguridad, dictaduras, religión, separatismo, etc.), en países como Siria, Afganistán, Irak, Venezuela, Méjico, Somalia, Ucrania, Egipto, Corea, Colombia, solo por nombrar los más representativos, las generan los seres humanos; los asesinatos, los robos, las violaciones, los provocan los seres humanos; la hambruna de ochocientos cincuenta millones de personas, siendo aun más dramática en países como Somalia, Etiopia, Yibuti, Kenia o Uganda, son responsabilidad de los seres humanos; la extrema pobreza que convive con la extrema riqueza en países de América Latina, es responsabilidad de los seres humanos. Podría escribir horas y horas sobre la desigualdad en el mundo, pero parecen suficientes ejemplos.
 
            Lo más dramático, es que todo esto es provocado por los hijos de Dios. La esencia de todos los seres humanos, es divina. ¿Para qué nos vale a los seres humanos nuestra divinidad?, ¿Para asesinar en nombre de Dios?, ¿Para mutilar a las niñas en su nombre?, ¿Para discriminar a las mujeres, a los homosexuales, a los divorciados, por mandato de Dios?, ¿Para condenar sin compasión al fuego eterno? Los seres humanos somos más alimañas con nuestros hermanos que los propios animales.
            Es cierto que la vida humana no es más que un tránsito muy cortito, pero en ese tránsito, el sufrimiento que nos provocamos a nosotros mismos, y los unos a los otros es de una dureza extrema.
            ¿No creéis que es momento de actuar y de vivir desde el corazón?, ¿No creéis que es momento de dejar de vivir desde nuestras mentes enfermizas?, ¿No creéis que  es momento de dejar de vivir desde la maquinación y desde el engaño? Es momento de vivir la honestidad, es momento de entregarse, es momento de respetar, es momento de servir, es momento de recibir, es momento de la felicidad.
Si pudiéramos meter la cabeza por un agujerito del cielo, para que pudiéramos ver nuestra verdadera grandeza, nuestra verdadera divinidad, no volveríamos después de esa visión al derroche de vida que llevamos en la actualidad, y empezaríamos a vivir una vida plena y total, sin los condicionamientos que nos ponemos ahora, sin miedo.
Nuestro objetivo sólo debería ser: Transformar el sufrimiento en Amor, transformar la tristeza en alegría, transformar la pobreza en abundancia, transformar el egoísmo en servicio a los demás.
Aunque el mundo es un desastre, es posible mejorarlo. Un mundo más equitativo, un mundo en el que no importe ni el lugar de nacimiento, ni la raza, ni las creencias, ni el sexo. Un mundo en el que todos sus habitantes tengan las mismas oportunidades de acceso a las riquezas del planeta, a la educación, a la sanidad. Un mundo en el que todos sintamos alegría por ver la felicidad de otro ser humano, un mundo en el que sintamos a nuestro prójimo como nuestro hermano.
Podemos, si queremos, crear un mundo lleno de Amor. Cambiando una persona se puede cambiar el mundo, porque conseguirá que cambie su entorno.
 
 
 

domingo, 27 de julio de 2014

Caridad


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (26 de Julio de 2014)        

 
La caridad es la llave que abre todas las puertas, no hay ninguna posibilidad de error si se ayuda a quien lo necesita, o si se ayuda al que nos lo requiere.
Si hay alguna forma de tratar a todas las personas que viven a nuestro alrededor, es esa, la caridad.

Bajar el nivel de ansiedad (Meditación de Kundalini-Yoga)

 
 


Somos perfectos


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (25 de Julio de 2014)        

 
La perfección del Universo se manifiesta en cada partícula de su existencia.
Al ser cierto esto, no podemos negar nuestra propia perfección porque todos somos parte de Lo Mismo.

sábado, 26 de julio de 2014

Dejame vivir mi vida


            ¿Por qué será que casi todo el mundo se cree en posesión de la verdad, y piensan que todos aquellos que no sigan su verdad están equivocados?,  ¿Por qué será que casi todo el mundo nos ofrece la fórmula de la felicidad, aunque ellos no sean felices?, ¿Por qué será que muchísimos padres creen que sus hijos son una extensión de ellos mismos, o la cura de sus frustraciones?
            A los seres humanos se nos olvida, o sencillamente desconocemos, que el mejor aprendizaje es el que deviene del ejemplo. Se nos olvida también que cada uno de nosotros viene a la vida con una tarea determinada y que de poco sirven los sermones que otro nos pueda regalar, ya que es muy posible que su tarea sea completamente distinta a la nuestra, y su enseñanza sea para nosotros como el agua de la ducha, que resbala sin entrar en el interior. Se nos olvida también que de nada vale que quieran hacernos cambiar, porque nadie cambia si la misma persona no ha decidido hacerlo.
          
  Si Dios, que es nuestro Creador, que conoce a la perfección nuestro carácter, nuestras debilidades, nuestras aficiones, nuestras fortalezas, nuestros vicios y nuestras virtudes, y que conociendo además cual es nuestro aprendizaje y nuestro destino, nos permite total y absoluta libertad, sin inmiscuirse, ni poco ni mucho, en nuestra vida, ¿Por qué los seres humanos que no conocemos absolutamente nada del resto del mundo, pretendemos aleccionarle para que cambie su vida, nos permitimos juzgarle por sus acciones, y le pronosticamos mil y una desgracia si no sigue nuestros consejos?
            Si alguien quiere enseñar a vivir de una manera determinada porque considera que es la mejor, lo que puede hacer es vivir esa vida el mismo, y así los que están a su alrededor podrán valorar si esa es la vida que ellos necesitan y quieren vivir o no.
El respeto que es la consideración de que alguien tiene un valor por sí mismo, no es la moneda de cambio habitual en las relaciones entre las personas, y de esta manera es imposible no solo enseñar, sino que ni tan siquiera pueden conseguir atención.
Es mejor que cada uno viva su vida, sin inmiscuirse en la vida de los demás, respetando totalmente la manera de vivir de los que le rodean.
 

jueves, 24 de julio de 2014

Providencia Divina


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (23 de Julio de 2014)        

 
No se angustien ni renieguen por lo que no tienen, por lo que les falta.
            Dios va a darles lo que necesitan, cuando lo necesiten, en la manera en que lo requieran. La Providencia nunca va a fallarles.

martes, 22 de julio de 2014

Acceder al conocimiento del Universo


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (21 de Julio de 2014)        



Todo el conocimiento del Universo está en el Corazón de Dios. Para acceder a ese conocimiento no es necesario que luchemos por él o que pasemos por alguna prueba. Sólo basta tener la voluntad de escuchar lo que Él nos quiera decir, en voz baja, al oído, en un susurro.

El diario de Patricia (4)


La adolescencia
            Considero que mi adolescencia fue una etapa de mi vida muy……. emotiva, porque por una razón que aun no comprendo, deseaba ser niña eternamente. Por eso jugué con muñecas hasta casi los catorce años.
              La estancia en el colegio fue muy agradable, siempre sobresalía por mis altas notas y aunque hoy parezca difícil de creer, conseguí una beca para la universidad.
            Creo que estaba catalogada como inteligente, pero parece que me servía muy poco para la vida, porque era muy introvertida, en fin, supongo que nada es perfecto.
            Fui una adolecente normal, la que creyó haber encontrado el príncipe  azul  una y otra vez, la que se ilusionaba con el más guapo, a la que le encantaba cantar, algo que sigo haciendo hoy, aunque con cierta dificultad. Pero me encanta cantar, y  lo hago siempre que estoy  inspirada.
            En conclusión una niñez muy divertida que pasé jugando, y una adolescencia que no se si catalogar de normal, porque ¿Que es normal?, tenía otra visión de la vida completamente distinta de la que tengo hoy, quizás equivocada, quizás muy banal, pero supongo que antes de nacer escogí a los diecinueve tener esta prueba tan inmensa. Porque si hay algo de lo que estoy  segura es que esto no es un castigo o brujería.
            Es una enfermedad gracias a la cual tengo otra visión de la vida, quizás un poco mejor que antes, quizás no, no lo sé.
Así comenzó la enfermedad
           El mal de mi cuerpo tuvo un inicio paulatino,  no fue de golpe. Se inicio con un leve temblor en la mano izquierda ante una emoción, un fuerte miedo, una alegría, en definitiva, con una emoción, ya fuera esta positiva o negativa. Bastaba cualquier cosa emotiva. Analizando creo que tuve una predisposición porque nadie  tiembla a la mínima emoción.
           ¿Dónde nos quedamos? ¡Ah!, si, acabé el colegio, cosa que mucha gente no creería si no me conociera de toda la vida.
            Ingrese a la universidad en la facultad de educación. Los tres   primeros semestres fueron prácticamente normales. Había aprendido a disimular lo que era un temblor casi imperceptible, pero al temblor se le agregó otro síntoma: Empecé a sentir un peso de una tonelada en la cabeza, eso comenzó a afectar a mi postura. Todos me decían: ¿Estás mal?, y yo decía simplemente: Estoy resfriada. El caso es que ya no tenía fuerzas para caminar, ni para comer. Tenía verdadera obsesión por los cursos y por las tareas, y a pesar de que me sentía muy mal, me presionaba a mí misma, nunca pensé que se trataba de algo así.
           Para rematar, casi lo olvido: Sufría de ataques de pánico. La primera vez fue horrible: Ocurrió en el aula de la universidad. Es posible que yo estuviera acostumbrada a aulas pequeñas, ya que toda la vida estuve en colegios pequeños, y cuando llegue a la universidad, se acabo la pequeñez, todo eran auditorios grandes con más de cien alumnos. Recuerdo que fue en una clase de historia crítica del Perú. No sé qué tema era, pero el docente hizo un comentario algo así como “de este aula  no sale nadie”  y cerró el  aula con llave. En ese momento me entró un miedo brutal. No sé cómo explicarlo, tendrías que sentirlo. Yo juraba que iba a ocurrir un terremoto o algo parecido. Me ahogaba y sudaba. Afortunadamente nadie se dio cuenta, porque era de vital importancia en esos tiempos. La apariencia entonces era importante, bueno y hoy también.
            Así es como me deje dominar por el miedo. Suena horrible, pero es verdad, cada vez que entraba en un aula con mucha gente entraba en pánico y más si cerraban la puerta. Leyendo supe que tenia claustrofobia, o sea miedo a estar en ambientes cerrados. Según iba apareciendo el miedo me preguntaba ¿Por qué? Hasta ese entonces solo se lo había contado al psicólogo de la universidad, un joven sin experiencia que me dio pastillas, más específicamente “ansiolíticos” algo que me dio el doble de ansiedad.
            Como siempre los padres son los últimos en enterarse, supongo que estaban muy ocupados con sus trabajos, no los culpo, no podría, nadie nace sabiendo, y no eran adivinos, ya bastante tengo que agradecerles por darme la vida.
            Con mi mami enterada del asunto, viajamos a Arequipa era el año 2002, fue la primera vez que visite a un neurólogo.
            No dio ningún diagnostico, me saco un electroencefalograma, y en conclusión me dijo que tenía alterado el sistema extra piramidal del cerebro. Ahí me enteré de cuál era el área que controla los movimientos del cuerpo.
            Allí el médico, creo yo,  cometió un error al recetarme una pastilla anti párkinson cuando yo solamente tenía un leve temblor, ese fue un error de ambos, yo por tomarla al pie de la letra y el neurólogo por recetarme algo que despertó el mal del Parkinson  que tal vez me hubiera dado a los cincuenta años, lo adelanto ahora, entiendo que eso fue parte del plan divino para mi.
            Comencé a tomar la pastilla de manera continuada. Al inicio mi cuerpo lo aceptaba bien, sin problemas, me ponía ágil, no temblaba ni un pelo y hasta me ponía eufórica pero eso era por un máximo cinco horas, luego volvía el temblor con más fuerza, así lo sentía yo no sé otras personas como lo verían desde el exterior. Con el tiempo, la pastilla me hacia efecto durante menos tiempo, así que me pregunté a mi misma: ”¿Es esta  la forma en la que quieres vivir, siempre pendiente de cuánto  tiempo va a durar la dichosa pastilla?”.
            Era incomodo estar así en la universidad, disimulando, salir de clases apurada para ir al baño a tomar la pastilla, no salía de mi casa sin pastillas y a decir verdad tenia muchísima vergüenza de que me vieran temblando y es que se supone que esta enfermedad era más propia de los viejitos que no de alguien tan joven.
            Así es como mi vida se convirtió en un infierno. Muy pocas veces me exponía en público, lo evitaba, aunque no sé realmente por que iba a la universidad porque la facultad de educación era una auténtica exposición.
              El profesor de lecto escritura nos dijo que fuéramos a un colegio a hacer prácticas. Fui al colegio de en el que trabajaba un tío mío. El era profesor de primaria, justo la especialidad que yo había escogido.
            Con los niños me sentí de maravilla, es una época que recuerdo siempre, me sentí toda una profesora, revisaba cuadernos, dejaba tareas, escribía en la pizarra y por supuesto con la ya famosa pastilla azul, para los mal pensados, les aclararé que no estoy hablando del viagra. La pastilla que tomaba para el Parkinson es azul, estuve cuatro meses en el colegio, recuerdo que en esa fecha estaba cerca el día del Cusco y tuvimos que enseñar una danza a los niños de nivel primario, la danza era Majeño.
             Ahí es cuando decidimos mis padres y yo que iba a tomarme un descanso, sin saber que este descanso seria para siempre.
    La vida sin pastillas 
             Esta es otra parte muy dura de mi vida. Había tomado la pastilla durante casi un año y medio, era totalmente dependiente de ella, tanto física, como psicológicamente. Sin la pastilla me sentía acomplejada, insegura, tímida, etc., y físicamente sin fuerzas, débil, obviamente temblorosa, torpe al caminar y no sé si eran las pastillas o sus reacciones adversas, sentía la cara dura como si tuviera una máscara pegada al rostro, razón  por la cual no se me entendía ni pio.
            Todo comenzó un buen día, en el que ya harta de ser dependiente de una droga, porque eso era, así me sentía, además es cierto, toda pastilla es una droga, el cuerpo pide más altas dosis cada vez y eso estaba ocurriendo conmigo. Inicie con un cuarto de pastilla tres veces al día y termine con una y media al día.
            Cada vez hacia menos efecto y duraba menos tiempo. Comencé a sentir las reacciones adversas, movimientos involuntarios, el temblor se podía controlar pero esos movimientos eran incontrolables, resulto que el remedio fue peor que la enfermedad.
            Todo somos dependientes de algo, conscientes o inconscientes, eso lo digo saliendo un poco del tema: algunos lo son del televisor, otros de los chocolates, otros de cosas más complicadas como relaciones amorosas complicadas, y otras a echar la culpa a otros de sus errores y así sucesivamente podría escribir toda la tarde.
           Pero yo no quería ser dependiente de algo más, puedo ser dependiente de mi mami, pero otra cosa es una  pastilla, mi mama nunca me va fallar.
            Así es como decidí dejar definitivamente la pastilla, para no ser más dramática diré  que tuve un síndrome de abstinencia regular, tuve unas ganas locas de tomar  la pastilla, ansiedad, etc., etc., etc.

lunes, 21 de julio de 2014

Gozar la vida


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (19 de Julio de 2014)        



La vida es un camino de maravillosas imperfecciones, y no somos nosotros quienes  para juzgarlas, pero si para cambiar aquellas que interrumpan nuestro paso.

Fracaso en la pareja


            Aconsejo a los religiosos, creyentes, devotos, seguidores y practicantes de todas las religiones, así como a todos aquellos influenciados por las insanas creencias de la sociedad, a los meapilas, a los hipócritas, y a los fariseos, que no sigan leyendo, ya que no es una entrada que les pueda interesar porque va claramente en contra de sus intereses. Esta es una entrada para afianzar el respeto, y no creo que ningún adalid de la pureza que viva blandiendo su espada de fuego en contra de los que consideran que viven en pecado, conozcan mucho de él.
            Así que ahora que ya hemos quedado solos los pecadores, podemos comenzar. No existe fracaso en el matrimonio o en la pareja, ya que el fracaso es la no consecución del éxito, y en la pareja, teniendo en cuenta que ni los mismos integrantes conocen la razón de su unión, no se puede hablar de fracaso. Se puede, sin embargo, hablar de éxito en todas las uniones, aunque, la mayoría de las veces es un éxito agridulce, o incluso amargo, por el desconocimiento del ego sobre cuál es la causa y los objetivos de la unión.
            Para entender el párrafo anterior sería bueno remontarnos al espacio entre vidas anterior a la encarnación en la que se produce la unión de la pareja. En ese espacio, antes de encarnar en la materia, cada alma organiza su vida y firma su contrato. Ya sabemos que elegimos los padres, el lugar de nacimiento, así como las relaciones y el trabajo a realizar. También se organiza y se firma las uniones de las personas así como los objetivos a alcanzar en ellas.
            Cada unión tiene por objetivo el aprendizaje, la cancelación de deudas kármicas, la recepción de débitos, y la enseñanza. El alma, aunque el ego tenga un total desconocimiento de la tarea a realizar, sigue las pautas establecidas para que la unión se de, y el trabajo se realice.
            Por lo tanto, las uniones pueden durar un instante, un tiempo más o menos largo, o toda una vida. El problema surge cuando la unión no debe durar más allá de un tiempo limitado y choca frontalmente con las creencias religiosas o con las creencias de la sociedad, que impone que una unión debe durar toda una vida.
           
             Existe un problema añadido, posiblemente el más importante, y es que las uniones no se establecen desde el Amor del alma, desde el Amor divino, desde el Amor incondicional. Las uniones se establecen desde lo que podríamos llamar amor humano, que no es más que una emoción, una mezcla de amor-deseo, en el que priman múltiples factores, totalmente alejados de la energía del Amor. Esos factores pueden ser la atracción física, el deseo sexual, o intereses materiales, como pueden ser alcanzar una buena posición social, una mejora en la economía, la necesidad de compañía o satisfacer a la sociedad para evitar “el qué dirán”.
            Y aún podríamos hablar de otro problema más, como es la falsa creencia de bastantes hombres de que en la unión la mujer tiene un papel de servilismo, y la falsa creencia de las mujeres de que efectivamente es así y que han de intentar satisfacer al hombre en todo lo que se supone que a este le agrada. Esto es dramático, esos hombres de hombre solo tienen el nombre, y las mujeres, con esa creencia, clara muestra de que no se respetan a sí mismas, es lógico y normal que no reciban el respeto que merecen como seres humanos.
            Hagamos un inciso, para recordar que todos, hombres y mujeres, somos exactamente iguales. Todos somos alma, todos somos una Chispa Divina, todos somos hijos de Dios, que un día decidimos encarnar, por propia decisión, y en esa encarnación le pusimos al alma, para facilitar el trabajo a realizar, un ropaje de hombre o de mujer. La realidad es que somos eternos y que no tenemos sexo. Líbrese bien el miembro de la pareja que maltrate física o emocionalmente a su pareja, porque en próximas encarnaciones es posible que tenga el sexo contrario a la encarnación actual para recibir en carne propia el daño generado.
            Con todo ese panorama, se establece la unión para realizar el trabajo acordado, que se puede realizar o no; pero ante la falta de autentico Amor, ninguno de los miembros de la pareja van a ser capaces de identificar cuando ha finalizado ni el trabajo ni la unión. A partir de ahí surgen los engaños, los sufrimientos, los desencuentros, los maltratos y mil y una desgracias más.
            Con lo fácil que es identificar cuando ha finalizado la unión, y de manera racional, basándose en el Amor, el cariño y el respeto, concluir esa unión, que no la relación, apoyándose ambos en los primeros momentos, esos que la sociedad se encarga de calificar como dramáticos, cuando, sin embargo, ha sido una relación exitosa, porque no solamente han cumplido su compromiso, sino porque han podido extraer el aprendizaje y abstraerse de la conciencia social.
            Cuando el hombre entienda que no solo no es superior, sino que posiblemente camine varias pasos detrás de las mujeres, y cuando la mujer aprenda a respetarse a sí misma, y entienda que su sumisión a la tiranía es el aprendizaje que está dando a sus hijos, que serán tiranos, y a sus hijas que serán esclavas, se habrá acabado la lacra de maltratos y engaños en la pareja, aunque no basen su relación en el Amor, pero si lo hagan en el respeto mutuo.

              

sábado, 19 de julio de 2014

El camino de la felicidad


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (18 de Julio de 2014)        

 
El camino hacia su felicidad es el que Vds. menos transitan, ya que les es más fácil vivir en su comodidad y no tomar decisiones ni realizar cambios que deberían hacer para alcanzar su felicidad.

jueves, 17 de julio de 2014

Vivir el presente


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (16 de Julio de 2014)        



Los misterios del Universo están en la conciencia del Ser. Esto implica ser y sentirse en el presente, y dejar que toda la energía de lo que nos rodea fluya con nosotros.

martes, 15 de julio de 2014

En manos de Dios


Dice el mensaje anterior del Maestro que “La santidad comienza por dejar nuestras actitudes, nuestras acciones y nuestros sentimientos en las manos de Dios,……”. Pero, ¿Cómo se dejan las acciones, y algo tan intangible como las actitudes y los sentimientos en manos de Dios?
Dejar todo en manos de Dios es vivir desde el corazón. Dejar todo en manos de Dios es detener los pensamientos. Dejar todo en manos de Dios es sentir la respiración. Dejar todo en manos de Dios es orar. Dejar todo en manos de Dios es meditar. Dejar todo en manos de Dios es vivir aceptando la vida tal como llega a nosotros. Dejar todo en manos de Dios es conectar con la propia alma. Dejar todo en manos de Dios es alejarse del ruido y encontrar el silencio. Dejar todo en manos de Dios es, sobre todas las cosas, amar.
 
 
Los seres humanos somos doblemente perfectos, y es esa perfección la que nos acerca o nos separa de Dios. Somos perfectos en nuestra esencia: La Chispa Divina que es eso que nosotros somos, es a Imagen y Semejanza de Dios, y en cuanto al cuerpo físico, nadie puede dudar de que es una máquina perfecta con una computadora central (el cerebro) que es la envidia de grandes complejos informáticos.
Es, sin embargo, nuestra propia perfección la que nos lleva a la destrucción. Es nuestra mente la que vive en el pasado despreciando la vida; es nuestra mente la que se apega a personas, situaciones y cosas; es nuestra mente la que vive el dolor y el sufrimiento; es nuestra mente la que va planificando, organizando y maquinando historias que poco o nada tienen que ver con la autentica realidad. Esto queda perfectamente plasmado en el chiste del gato:
A un hombre se le pincha la rueda del coche en plena noche circulando por una carretera solitaria. La casa más próxima que recordaba haber visto, estaba a 10 Kms. Así que se arma de paciencia, y se dirige a ella para solicitar ayuda. Por el camino va pensando, que si sería mejor pedir prestado un gato, que quizás no se fiasen de dejarle pasar para llamar por teléfono, que si podía despertar a un hombre que debía madrugar, o que si podía interrumpirle en un momento íntimo con su mujer, … va caminando, y se va calentando el asunto, que si seguramente parecerá una excusa, que debería haberse manchado las manos de grasa para aparentar, que no se van a creer que no lleva teléfono celular, que sería mejor ofrecerle dinero por el gato, etc. Cuando por fin llega a la casa, llama al timbre, y le abre la puerta un amable agricultor y le pregunta afablemente:
- Buenas noches ¿Qué desea?
A lo que contesta nuestro personaje
- ¿Sabe lo que le digo? Que se meta el gato dónde le quepa.
Más que un chiste, es la auténtica realidad de tantos y tantos seres humanos que son incapaces de vivir más allá de su propia mente.
Vivir en la mente es vivir lejos de Dios. Hemos de dejar que descanse para que se encuentre bien despierta y disponible para encontrar la solución a los problemas con los que la vida nos va sorprendiendo.
El viaje para dejar todo en manos de Dios es muy corto: es pasar de la mente desbocada a la mente controlada, es pasar de la desidia de la mente a la claridad de la conciencia. Si otros lo han logrado, nosotros también lo vamos a conseguir, porque no hay nada que consiga un ser humano, que no puedan conseguir los demás. 
 

Santidad


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (14 de Julio de 2014)        



La santidad comienza por dejar nuestras actitudes, nuestras acciones y nuestros sentimientos en las manos de Dios, para que Él dulcemente las corrija, y sabiamente nos conduzca al camino que lleva hacia Él.

lunes, 14 de julio de 2014

Tres pasos para cambiar la vida


Si buscas resultados distintos,
no hagas siempre lo mismo.
                       Albert Einstein. 

Si tu vida es un remanso de paz, si eres feliz, si tu mente no permanece horas y horas dándole vueltas a preocupaciones, o a pensamientos inútiles, si tu salud es perfecta, si la alegría es la característica principal de tu carácter, si amas por encima de cualquier cosa, si no envidias nada ni a nadie, si no criticas, si la relación con tu pareja es envidiable, si eres amigo de tus hijos; sal del blog, esta entrada no te interesa en absoluto. Eres fantástico, esto es lo que busca todo el mundo, ser como tú.
            Pero si te falla alguna de las cosas mencionadas anteriormente, puedes seguir leyendo, es posible que esta lectura te de alguna idea para tratar de eliminar eso que está afectando a tu vida y que no te deja ser total y absolutamente feliz.
            Ser total y absolutamente feliz es claro que es algo que única y exclusivamente va a depender de ti, no va a depender de nada ni de nadie más, y es algo que se puede conseguir, a pesar de lo que mucha gente cree de que la felicidad total no existe y que la felicidad solo se puede vivir a ratitos. No es cierto. La felicidad es un estado que se puede mantener en el tiempo, y eso se puede conseguir, pero hasta que lo consigas, trata al menos de tener una vida lo más placentera posible.
 
            ¿Sabes qué es eso que existe en tu vida que te impide ser feliz, o al menos vivir la vida lo más plácidamente posible? Esta es la primera parte del trabajo, identificar qué es eso que hay en tu vida que hace que esta sea una vida triste, una vida de sufrimiento, una vida de dolor, una vida de preocupaciones, saber porque criticas o porque envidias a otros, saber porque tu carácter es iracundo. Puede ser una faceta de tu vida que afecte a la totalidad, o que solo afecte a una parte. Es igual, si no te deja ser feliz es claro que es un fallo que hay que corregir en tu vida, y posiblemente en tu carácter.
            Cuando lo tengas identificado, la segunda parte del trabajo será más fácil. Es incluso posible que conozcas perfectamente la causa del problema, y que no quieras verlo y escondas la cabeza como el avestruz. Si es así, saca la cabeza, enfrenta el problema, ya eres mayor. Si no, echa mano de tu honestidad para empezar a preguntarte ¿Por qué?, y como si fueras un niño de tres años, vete haciéndote un porqué tras otro hasta llegar a la causa.
            Una vez identificada la causa, llegamos al tercer paso. El más importante. Si en el segundo paso necesitabas honestidad, para no engañarte a ti mismo, en este tercero vas a necesitar valentía. Valentía para cambiar las cosas que están afectando a tu vida. Recuerda la frase de Albert Einstein: Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo. Cambia, cambia eso que está afectando a tu vida y que te impide ser feliz, o parcialmente feliz, según tu creencia.
            Es muy posible que la causa ya fuera conocida y que no realizaras los cambios por esa falta de valentía, o por comodidad, y es posible también, que decidas seguir sin realizar ningún cambio, es posible que decidas seguir siendo infeliz, o triste, o con miedo, o con……. Entonces solo te queda aceptar la vida que has decidido vivir, sin quejarte, reconociendo que es tu propia decisión, por lo que descargar cualquier emoción sobre los demás por tu propia cobardía no sería correcto.
            A fin de cuentas, cada uno vive la vida que ha decidido vivir.
 

La valentia de amar


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (12 de Julio de 2014)        



Hay que ser valientes para amar verdaderamente. Es necesario aprender de Dios que nos ama con inmensa bondad, con inmensa compasión y con inmensa paciencia.

Volver a ser como niños


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (11 de Julio de 2014)        



Dios quiere que nos hagamos como niños y volvamos a su regazo. Este es el tipo de fe que todos tenemos que tener.

jueves, 10 de julio de 2014

Meditación y felicidad


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (9 de Julio de 2014)        



La felicidad es un estado meditativo permanente. Es apreciar lo que nos rodea mientras caminamos y agradecer todo aquello que nos sale al encuentro.

miércoles, 9 de julio de 2014

El tiempo, una ilusión


            Había un tiempo, antes del tiempo, anterior a la vida, anterior a cualquier Ser manifestado, en el que todo era Dios, solo Dios. Todo era un Principio Omnipotente, Eterno, Sin Límites, Inmutable, todo lo que existía era la Energía Divina, todo lo que existía era la eternidad del Universo, en el que aparecían y desaparecían mundos, como si del flujo y reflujo de las mareas se tratara.
            No había en ese tiempo más Alma que el Alma Suprema. No había almas individuales, no había existencias independientes. Y así fue hasta que las Chispas Divinas brotaron del Alma Superior.
            No existía el tiempo, ya que este es sólo una ilusión producida por la sucesión de nuestros estados de conciencia en nuestro viaje a través de la Vida Eterna, y no existe donde no existe conciencia porque no puede producirse la ilusión. No había Almas, no había conciencia, no había tiempo.
            No existía y tampoco existe ahora, lo que denominamos presente, ya que este es solamente una línea que separa la parte de la Vida Eterna que llamamos el futuro, de la otra parte que llamamos el pasado.
            Nada hay en la Tierra que tenga verdadera duración, pues nada permanece sin cambio, nada es lo mismo durante la billonésima parte de un segundo; y la sensación que en realidad experimentamos de la división del tiempo, tiempo que se conoce como presente, nos viene de la impresión momentánea de las cosas que nuestros sentidos nos comunican al pasar dichas cosas por la conciencia de lo que nuestra ilusión, denomina el futuro, a la región de los recuerdos a la que damos el nombre de pasado.
          
  Las personas y las cosas reales, efectivas, tangibles, no son únicamente lo que se ve en cualquier momento dado, sino que están constituidas por la suma de todas sus condiciones, condiciones de todo tipo, condiciones cambiantes, desde el momento que aparecen en su forma física en la Tierra, hasta que desaparecen de la materia del plano físico.
            Estas “sumas totales” existen de todas las cosas de la eternidad en el futuro, y pasan gradualmente a través de la materia para existir en el pasado. Imagínate una piedra: Existe, la ves, la puedes tener en la mano, puedes sentir su forma, su textura, puedes ver su color. (Podríamos decir que es el tiempo que las personas y las cosas se encuentran en su estado físico). Pues ahora, tira la piedra al mar. Has dejado de verla, has dejado de sentirla. (Es el tiempo que las personas y cosas pasan a su estado “no físico”). ¿Quiere decir que no existe?, no, sencillamente no existe para ti, pero la piedra sigue ahí, ahora bajo el mar. Pues así sucede a las personas y a las cosas que, cayendo de la materia a la “no materia”, se presentan momentáneamente a nuestros sentidos, conforme van pasando a través del tiempo y el espacio, en su camino de una a otra eternidad; y son estas eternidades y el espacio entre ellas, lo que constituye la totalidad de la Vida, Vida de la que únicamente somos totalmente conscientes cuando nos encontramos fuera de la materia, ya que en ella solo seremos conscientes de la vida en la materia.
            Nuestras ideas, acerca de la duración y del tiempo, son todas derivadas de nuestras sensaciones.
            Todo es ilusión.  
 

sábado, 5 de julio de 2014

Amar, ayudar y perdonar


            Esta entrada es producto de la reflexión del mensaje que el Maestro nos regalaba en la mañana de hoy, en nuestro espacio de meditación y sanación.
Los seres humanos nos pasamos la vida buscando, con más o menos ahínco, una estabilidad emocional, lo más duradera posible, tratando de que nuestros altibajos emocionales sean, no solo suaves, sino también tardíos en el tiempo.
            Es posible que no todas las personas sean conscientes de que es estabilidad emocional lo que buscan, y lo disfrazan de diferentes maneras: Un mejor puesto de trabajo, unas vacaciones en un lugar paradisiaco, una casa de segunda residencia en la playa o en la montaña, tener un nietecito que de continuidad al apellido de la familia, que la niña apruebe las oposiciones, etc.
            Y todo eso, ¿Para qué? Las respuestas pueden ser variadas, pero si se sigue el hilo con porqués hasta el inicio, pueden salir palabras como felicidad, tranquilidad, seguridad, etc., etc.
 
            Está claro que se buscan sucedáneos de los estados emocionales importantes: de paz interior, de felicidad, de alegría o de amor, y si no se buscan sucedáneos, es claro que casi todo el mundo se conforma con pequeñas dosis.
            Eso es así porque nadie, o casi nadie, es capaz de explicar claramente que es posible conseguir una paz interior total, un amor total, una alegría total y una felicidad total. Se trataría de conseguir vivir en la Tierra, dentro de un cuerpo, como cuando no tenemos cuerpo. Es claro y parece fuera de toda duda, que al otro lado de la vida, la paz, el amor, la alegría y la felicidad, son el estado habitual de los que viven ese estado de conciencia. ¿Por qué no vivirlo aquí, en el cuerpo?
            Sólo necesitamos, como dice el mensaje que le precede a esta entrada, “Paz y Felicidad”: Amar sin condiciones, ayudar sin condiciones y perdonar sin condiciones. ¿Qué es difícil?, ¡claro!, nadie ha dicho que sea fácil, pero también es difícil trabajar como locos, olvidándose de vivir, para conseguir algunas de las cosas materiales con las que pensamos que vamos a conseguir la felicidad.
            Casi no es necesario especificar cómo conseguirlo: Se aprende a amar amando, se aprende a ayudar ayudando y se aprende a perdonar perdonando. Lo que si se puede hacer en el camino es mantenerse alerta para impedir que otros pensamientos desvíen la atención hacia el miedo, hacia la crítica, hacia la ira, hacia el rencor o hacia el egoísmo.
            Y medita. Sea el que sea el lugar en el que te encuentres dentro del camino, medita. Te ayudará a mantener la atención en el objetivo, que no es otro que “Amar, ayudar y perdonar”.   
 

           

Paz y felicidad


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (5 de Julio de 2014)        

 
Amar sin condiciones, ayudar sin condiciones, y perdonar sin condiciones es todo lo que necesitamos para tener paz interior y felicidad completa.

Entrar a la Energía Divina


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (4 de Julio de 2014)        



Para entrar en la Energía de Dios no es necesaria la preparación académica ni espiritual. Sólo es necesaria la voluntad, al amor a Dios, el amor incondicional hacia Dios y hacia todo lo que Él ha creado.

Las puertas siempre están abiertas.

jueves, 3 de julio de 2014

El uso del pensamiento


Del Libro de oro de Saint Germain

                   

                     El uso incontrolado del pensamiento y el sentimiento han traído toda clase de discordias, enfermedades y moles­tias. Sin embargo, pocos son los que creen esto, y continúan creando caos en sus mundos con sus pensamientos y deseos desordenados cuando podrían, tan fácil como respirar, tor­nar a usar su pensamiento constructivo, y con el motivo del Amor, construirse un paraíso perfecto en un período de dos años.
                    Hasta la Ciencia ha comprobado que la forma exterior y el cuerpo interior se renuevan completamente en pocos me­ses; de manera, pues, que por medio de la aplicación de las leyes verdaderas del Ser, ¡Cuán fácil es causar la perfección del cuerpo exterior entero, y que cada órgano recobre su ac­tividad normal y perfecta en poco tiempo! Sería imposible que la inarmonía entrara en el pensamiento o en el cuerpo. Esta es la puerta abierta de Dios ante ti que ninguno puede cerrar sino tú; que nadie puede obstruir ni interferir. Usa valientemente tu dominio y poder Divino y sé libre.
                    No puedes mantener esta libertad perfecta sino por me­dio del conocimiento consciente y aplicado. Te voy a dar un secreto, que si fuera comprendido por el individuo iracundo o discordante lo arrancaría de esa actividad destructiva, aunque no fuera sino por un motivo puramente egoísta. La persona iracunda, condenadora, que envía pensamientos y palabras destructivas hacia otra, recibe de vuelta la cualidad negativa con que cargó sus sentimientos, palabras y pensa­mientos. En cambio, la otra, si está estabilizada en su poder Divino, recibe la energía que le haga falta, calificándola. Así el creador de discordias a través de su ira y condenación, se está destruyendo él mismo y a su mundo y asuntos.
DEBEN, EN TODO MOMENTO, RECORDAR QUE NO IMPORTA LO QUE HAYAN COMETIDO EN ERRORES. DIOS JAMÁS CRITI­CA NI CONDENA, SINO QUE EN CADA TROPIEZO DICE DULCE Y AMO­ROSAMENTE «LEVÁNTATE, HIJO, Y COMIENZA DE NUEVO, CONTINÚA ENSAYANDO HASTA QUE LOGRES LA VERDADERA VICTORIA Y LA LIBER­TAD DE TU DOMINIO DIVINO».
Podéis encontrar El Libro de Oro de Saint Germain en una de las páginas de este blog.
 

miércoles, 2 de julio de 2014

¿Qué es la fe?


Mensaje canalizado de un Maestro Ascendido (30 de Junio de 2014)        

 
La fe es la principal de las virtudes, es agradecer aquello que todavía no hemos obtenido, y pensar que ya lo hemos conseguido, aun si todavía no lo hemos visto.